Motivadores extrínsecos e intrínsecos

martes, agosto 17, 2010


Dan Pink es un especialista en todo lo referente al área motivacional y las transformaciones del mundo laboral y hace un tiempo publicó un interesante libro llamado Drive, donde explica la dinámica de los motivadores extrínsecos e intrínsecos, haciendo hincapié en la nueva perspectiva motivacional necesaria en la fuerza laboral del siglo XXI. El vídeo siguiente hace referencia a algunas de las ideas que se exponen en el libro.








Motivadores Extrínsecos: lo que actualmente se hace

“We reward the top performers, we ignore the bottom performers”. 
Habitualmente pensamos “mayor recompensa, mayor rendimiento”. Las recompensas condicionadas “Si haces esto, entonces consigues aquello”, el incentivo de la zanahoria y el garrote, funcionan muy bien para las tareas de tipo mecánicas, donde hay reglas sencillas y un claro objetivo a cumplir. Las recompensas, estrechan nuestro punto focal y concentran la mente. Es por eso que funcionan… pero sólo en ciertos casos y en ciertas circunstancias.
Investigaciones recientes demostraron que en cuanto una tarea requiere las más mínimas habilidades cognitivas, estos incentivos no funcionan, los rendimientos disminuyen. Es más, las “recompensas condicionadas” tienden a destruir la creatividad.

Motivadores Intrínsecos: lo que se debería hacer
El trabajo del siglo XXI valora de manera especial, la inteligencia emocional, la imaginación y la creatividad, con lo cual se necesita una perspectiva completamente nueva al hablar de motivación.
La ciencia nos dice que el secreto del alto desempeño no está en recompensas y castigos, sino en una fuerza intrínseca invisible: la necesidad de dirigir nuestra vida; de aprender, de mejorar, de crear, y de hacer cosas importantes para cambiar el mundo.
Dan Pink plantea que la motivación intrínseca gira en torno a tres elementos (3 factores que influyen para que tengamos mejor rendimiento y satisfacción personal):

Autonomía, el impulso que dirige nuestras propias vidas. La administración es fantástica si quieres obediencia, pero si quieres compromiso la autodirección es lo mejor.
Maestría, el deseo de ser mejor y mejor en algo que importa. Dominar el desafío y hacer una contribución.
Propósito, la intención de hacer lo que hacemos al servicio de algo más grande que nosotros mismos.

Estos son los ladrillos de una nueva forma de hacer las cosas.
¿Es posible? ¿Es una utopía? ¿Es ésta la idea detrás de Linux, Apache, Wikipedia, Google?